Ortodoncia

La Ortodoncia consigue que tus dientes consigan la mejor estética con un encaje perfecto. Gracias a este tratamiento no sólo puedes conseguir una sonrisa estéticamente bonita sino una mejor funcionalidad de tu dentadura y que tu imagen facial resulte en su conjunto más armoniosa y atractiva.

La Ortodoncia coloca y desplaza los dientes a su posición correcta con un objetivo clínico y también estético. Los tratamientos de ortodoncia solucionan disfunciones de la mordida, mejoran la funcionalidad de la dentadura y ofrecen un resultado estético halagador.


Para los tratamientos de ortodoncia, el equipo de la Clínica La Marina realiza un estudio de las necesidades del paciente y diseña un tratamiento adecuado. Los objetivos del tratamiento se fijan en dos resultados: superar disfunciones y obtener un resultado estético impecable, además de duradero.  Los brackets pueden parecer divertidos en los jóvenes, pero cuando se trata de adultos la percepción cambia. Esta es una de las razones por la que muchos adultos rechazan la posibilidad de seguir un tratamiento de Ortodoncia. Gracias a los avances de la Ortodoncia moderna, la recolocación de los dientes ya no es un tratamiento exclusivo de niños y adolescentes. Hoy, la recolocación de piezas y ajustes estéticos en pacientes adultos es posible. Y en poco tiempo.

¿Qué es la ortodoncia invisible?

Dentro de la ortodoncia, el tratamiento con férulas transparentes es una revolución. Logra la corrección de maloclusiones y alinea arcadas con unos dispositivos hechos a la medida del paciente que son transparentes, prácticamente invisibles.

Beneficios de la ortodoncia invisible

  • Alto grado de discreción durante el tratamiento de ortodoncia.
  • La ortodoncia invisible permite un buen cepillado y usar el hilo dental con normalidad.
  • Comodidad durante la comida, ya que se retira.
  • Revisiones mensuales muy cortas.

¿Cómo funciona el tratamiento de ortodoncia invisible?

Para el tratamiento de ortodoncia invisible se planifican en unos moldes de escayola los cambios que se quieren lograr en el caso a tratar. Para lograr ese cambio se realizan unos alineadores o férulas que son semirrígidos que llevan programado un cambio. Mediante pequeños movimientos, logran el cambio secuencial programado.

Los alineadores se van sustituyendo por otros cada 2 semanas. De tal modo que el cambio sucesivo de alineadores hace realidad el cambio y el resultado.

Pasos a seguir en el tratamiento de ortodoncia invisible

 1º Primera visita

Has de pedir cita para que te realicemos una primera visita, en la que te orientaremos sobre tu caso en concreto. En ella te realizamos una radiografía panorámica para hacer una valoración de tu estado de salud bucodental.

2º Registros de ortodoncia

Para poder ofrecerte un plan de tratamiento de necesitamos hacer un estudio de ortodoncia. Para lo cual necesitamos contar con unos registros:

  • Historia clínica
  • Registros radiográficos: Ortopantomografía y telerradiografía lateral de cráneo
  • Cefalometría
  • Registros fotográficos: tanto faciales como intraorales
  • Modelos en escayola de la boca

3º Entrega de estudio

Durante el estudio de los registros analizamos el problema, definimos los objetivos y exponemos opciones de tratamiento de ortodoncia invisible, duración y os entregamos un presupuesto cerrado del mismo.

En la siguiente visita nos sentaremos a hablar del caso y os explicaremos y entregaremos el estudio. Así dispondrás de toda la información necesaria para tomar la decisión más adecuada.

4º Comienzo del tratamiento de ortodoncia invisible

Una vez hemos tomado la decisión de comenzar el tratamiento de ortodoncia y nos hemos decantado por una u otra opción, es tan fácil como coger una cita de inicio en la que tomaremos unas medidas para que nos confeccionen los primeros alineadores.

Ortodoncia infantil

¿Cuándo empezar el tratamiento de ortodoncia?

Las principales sociedades de ortodoncia y los mejores especialistas del mundo recomiendan una primera revisión con el especialista en ortodoncia a los 6 años. Esto permite detectar problemas óseos y de posición de los dientes y los huesos de la cara a la edad ideal para tratarlos y poder planificar su tratamiento actuando en el momento adecuado sobre cada problema.

Aunque el desarrollo de la boca de sus hijos pueda parecer normal, recomendamos una visita a los 6 años de edad, de este modo detectaremos posibles problemas de huesos y dientes, planificando el momento ideal para el inicio del tratamiento de ortodoncia.

Hay quien opina que "hasta que no cambie todos los dientes no se puede empezar". Esto no es cierto, de hecho, cuanto antes empecemos, mayor será la probabilidad de que podamos alinear y conseguir una correcta oclusión sin necesidad de realizar extracciones de piezas dentarias.

También podemos modelar el perfil y evitar complicados tratamientos de ortodoncia y cirugía ortognática, si el paciente acude al especialista antes de que haya acabado su crecimiento, ya que los tratamientos son más fáciles, con mejores resultados y sobre todo más económicos.

En ocasiones, después de la primera revisión y a la vista del estudio realizado por el especialista en ortodoncia para niños, decidimos esperar para empezar el tratamiento, pero siempre será el profesional el que decida cuándo iniciarlo.


Signos que indican posible necesidad de ortodoncia

Si aún no ha llevado a su hijo al ortodoncista para que le haga una valoración, aquí le mostramos un listado con los signos que indican la posibilidad de necesitar un tratamiento de ortodoncia:

  • Pérdida de dientes de leche prematura o tardía.
  • Problemas al masticar.
  • Apiñamiento o falta de espacio para dientes.
  • Exceso de espacio entre los dientes.
  • Retraso en la salida de dientes.
  • Respiración por la boca.
  • Chuparse el dedo.
  • Paladar estrecho.
  • Mordida cruzada (los dientes de arriba muerden por fuera de los de abajo).
  • Mordida abierta (los dientes superiores no logran chocar con los de abajo, a nivel anterior).
  • Ruidos al abrir y cerrar la mandíbula.
  • Dientes superiores muy salidos.
  • Mandíbula muy grande o dientes inferiores que muerden por delante de los superiores.
  • Problemas al hablar, en donde se interpone en exceso la lengua.
  • Mandíbulas o dientes de tamaño desproporcionado al resto de la cara.