Periodoncia

La enfermedad periodontal es una inflamación o infección que afecta a las encías y al hueso que sostiene los dientes en la arcada. El principal causante son las bacterias orales, invisibles al ojo humano hasta que forman una capa suficientemente gruesa denominada sarro. El inicio de la enfermedad se denomina gingivitis (sangrado de encías) y cuando la enfermedad avanza y se produce pérdida ósea se denomina periodontitis. La periodontitis no duele, por lo que no avisa de su existencia hasta que ya es demasiado tarde (movilidad dental y pérdida de los dientes); de ahí la importancia de hacerse una revisión de encías por lo menos 1 vez al año.


¿Qué es la periodoncia?

La periodoncia es una especialidad de la odontología que se dedica a la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades de las encías y de los tejidos de sostén de los dientes. La enfermedad periodontal afecta al 90% de la población adulta.

Detectamos la enfermedad de las encías en estadios poco avanzados y tratamos a nuestros pacientes con el objetivo de mantener la salud a largo plazo además de regenerar la encía y el hueso alrededor de los dientes (cuando es posible).

Esta especialidad colabora de una forma muy cercana con la planificación, colocación y mantenimiento de los implantes dentales.

Tipos de enfermedades periodontales

  • Gingivitis: Es la inflamación de las encías. Es la forma más leve y temprana de la enfermedad periodontal. Puede estar causada simplemente por una falta de cepillado adecuado.
    Es frecuente el sangrado de las encías durante el cepillado. Es totalmente reversible con una buena técnica de higiene ya sea por parte del paciente o de un profesional.

  • Periodontitis: Esto es más grave que la gingivitis. Es una enfermedad en la que se pierde el hueso que soporta a los dientes (aun estando éstos bien).

También, las fibras gingivales y el ligamento periodontal son destruidos y el borde de las encías se desprende de los dientes, formando lo que se llama una bolsa periodontal en la cual puede aparecer pus.

La bolsa periodontal se agranda si el hueso es destruido más severamente y, en consecuencia, los dientes pueden terminar con movilidad e incluso caerse. Tratada de forma precoz tiene una solución perfecta.

Tratamientos para las encías

Cuando el periodoncista le diagnostica una enfermedad gingival, le recomendará un tratamiento para las encías u otro en función de la severidad de la afección, del tiempo transcurrido desde su instauración y de la agresividad con la que avance.

a) Tratamiento contra la gingivitis

  • Higiene bucal
  • Empleo de colutorios
  • Raspaje y alisado radicular: tratamiento periodontal no quirúrgico que limpia completamente la superficie de la raíz para remover todo el depósito de placa y sarro. Se puede combinar con antimicrobianos en forma local para eliminar las bacterias restantes.

b) Tratamiento contra la periodontitis

  • Reducción de bolsas dentales: si después de la eliminación de los depósitos de cálculo todavía permanecen bolsas periodontales profundas, éstas pueden ser eliminadas quirúrgicamente bajo anestesia local. Esto ayuda a que la encía se adhiera de nuevo a los dientes y se cure.
  • Regeneración ósea dental: que emplearemos para tratar de recuperar parte del hueso de sostén dentario perdido.
  • Injertos de tejidos blandos: se emplean en casos concretos de recesiones (pérdida de encía) para recuperar la parte de tejido blando perdido. 

Mantener las encías sanas

Las enfermedades periodontales son crónicas y tienden a reaparecer. Las bacterias que las causan se hallan siempre presentes en boca. Son capaces de promover nuevas destrucciones, en pocos meses después de una limpieza bucal hecha por un profesional.

Para mantener los dientes y encías sanos, es importante que un profesional detecte problemas potenciales y pueda eliminar las bacterias de la boca y esos depósitos calcificados en intervalos de tiempo apropiados para usted.

Causas del mal estado de las encías

Pese a que las bacterias son las únicas que pueden causar la enfermedad periodontal, hay otros factores de riesgo que pueden empeorarla como son:

  • El tabaco: es uno de los factores de riesgo más importantes
  • La genética: predispone a un 30% de la población a padecer la enfermedad periodontal. Estas personas tienen 6 veces más probabilidades de desarrollar.
  • El embarazo y cambios hormonales
  • La diabetes
  • La mala nutrición (desnutrición u obesidad)
  • El estrés
  • Ciertos medicamentos: como anticonceptivos orales, antidepresivos , ciertos medicamentos para el corazón…
  • El bruxismo: por las fuerzas excesivas del apretamiento dental, se acelera la velocidad de la enfermedad periodontal.